Back to top

Las gemelas de Sophie

Batangafo (República Centroafricana)
Escuchamos disparos y corrimos a refugiarnos al hospital

En noviembre de 2015, un nuevo estallido de violencia entre los diferentes grupos armados presentes en Batangafo (en el norte del país) provocó nuevos desplazamientos de población. Como consecuencia, unas 16.000 personas se refugiaron en el hospital de MSF. Una de ellas era Sophie*, que en aquel momento estaba embarazada de casi 9 meses.

“Cuando empezaron los disparos, mis vecinas y yo cogimos a los niños y las pocas cosas que pudimos y corrimos al hospital. Mi marido no estaba en casa, estaba sola con mis cuatro hijos pequeños. Estaba muy asustada y, entre la barriga y todo lo que cargaba sobre la cabeza, no podía correr muy rápido. Mis vecinos dijeron que estaríamos seguros en el hospital, pero había mucha gente. Más tarde nos enteramos de que habían quemado varias casas; algunos de mis vecinos lo perdieron todo.

Al tercer día de estar refugiada en el hospital empecé a sentirme mal, tenía mucho dolor y creí que estaba de parto, así que fui a la maternidad. Todo fue muy rápido y nació mi hija. Pero entonces la matrona me dijo que venía otra bebé, pero que no estaba bien colocada. La matrona llamó a la doctora, fue muy complicado, sangré bastante y tuve que quedarme dos días más en el hospital pero al final todo salió bien. Ahora tengo dos niñas sanas, pero no sé cuándo podremos volver a casa”.

Sin la asistencia mínima que le ofrecimos, la complicación sufrida por Sophie durante el parto habría supuesto un grave peligro para ella y su segunda bebé.

Como Sophie y sus bebés, hay más personas que nos necesitan.

* Nombre ficticio por deseo de la paciente.