Back to top
Mohamed recoge sus medicinas en Damasco

Mohamed

64 años, Irbid (Jordania)
Una lucha contrarreloj

Mohamed tiene 64 años y es de Damasco, la capital siria. Pero ahora es refugiado en Jordania, y acude a la farmacia de MSF en Irbid para recoger sus medicamentos tras la consulta con el médico. Mohamed tiene problemas de corazón y no ha sido capaz de conseguir un tratamiento ni la medicina adecuada desde que salió de Siria hace tres años y medio.

Desde finales de 2014, los refugiados sirios deben pagar por la atención médica en los hospitales públicos jordanos; pero estas personas no tienen fuentes fijas de ingresos, por lo que sus ahorros no dejan de menguar. En consecuencia, les resulta muy complicado conseguir atención médica cuando la necesitan.

Por esta razón, dentro de nuestras actividades en Jordania, abrimos un programa para enfermos crónicos; además de consultas, pueden acudir a nuestra farmacia para reponer su medicación y no interrumpir su tratamiento.

Iniciamos esta labor pionera en Irbid en diciembre de 2014, en colaboración con el Ministerio de Salud jordano. Atendemos a los refugiados sirios y a los jordanos vulnerables en dos clínicas (en una de ellas en colaboración con una ONG local), donde fundamentalmente atendemos a personas con hipertensión, diabetes, enfermedad cardiovascular y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Solo en 2015, realizamos 20.000 consultas con nuevos pacientes.

Como Mohamed, hay más personas que nos necesitan.

Enfermedades crónicas